Galerías de fotos

 

Bar El Chino

Volver a Galerías de fotos  Sur / Susana Rinaldi  
 

Hay una Buenos Aires que se resiste a morir, que se niega a perder definitivamente su identidad y dejarle el terreno libre a la globalización, una Buenos Aires que subsiste entre miles de Mc Donald's, "Discos" y "Pubs".

Al bar El Chino van pocos turistas, sólo aquellos en busca de lo auténtico, sólo los que se animan a salir del circuito turístico tradicional que, por supuesto, no incluye a lugares que no hayan sido previamente "preparados", embellecidos y pintados bajo normas internacionales.

Las paredes del bar El Chino con sus 50 años de historia y recuerdos, fotos, cuadros, firmas y afiches puestos al azar junto a dos o tres cantantes y una guitarra bastan para transportarnos a un pasado, si bien no tan lejano en el tiempo, tan lejos de nuestra realidad. Un pasado que estamos perdiendo.

En el bar El Chino, en el barrio de Pompeya al sur de la ciudad, todos los viernes y sábados por la noche, se toca y canta tango. Afortunadamente para Buenos Aires, el bar El Chino aún está.

Humberto Farro (enero de 2003)

 
Presione el símbolo Pantalla Completa (arriba) para Pantalla Completa
Vista 171 veces.  
 

Comentarios recibidos (1)

  • 23/07/11  01:15:23
    Efectivamente, en aras de la modernidad, estamos perdiendo rincones auténticos que definen y han definido nuestro carácter, forma de ser, esencia y espíritu. En España pasa igual. Afortunadamente quedan infinitos rincones en pequeñas localidades, sobre los que debemos `instruir` a nuestros jóvenes lo que realmente son, lo que representan, a respetarlos, dignificarlos y valorarlos como se merecen. // Gran reportaje, con magníficas fotografías que espero ayuden a conservar, como si fuera el medio ambiente, nuestro futuro como ciudadanos, viviendo el presente pero sin olvidar el pasado, del cual somos fruto todos. Mis felicitacions!
    Manuel Velasco
  
Aquí puedes dejar un comentario: Nombre y Apellido: e-mail (no será publicado): Comentario: Codigo de Seguridad*:
Debes copiar las dos palabras que aparecen en el recuadro.